Viaje a Chernobyl

viaje a chernobyl

Siguiendo con nuestro artículo sobre hacer turismo a Chernobyl, veremos algunas de las cosas que pueden estar incluidas en los viajes que se organizan en la actualidad. Lo primero es saber que en este tipo de viajes siempre hay riesgos ya que no es un turismo común y son sitios que pueden representar un peligro para la salud. Empezaremos hablando del reactor número 4, que es donde todo empezó.

Hoy en día el reactor 4 está cubierto en un sarcófago de hormigón para contener todos los materiales radioactivos bajo control en el que queda del núcleo. Se está construyendo otro sarcófago y se podrá encima del que hay actualmente, el cual se hizo con prisas y no está pensado para durar siempre. Será una de las construcciones móviles más grandes que haya hecho el hombre, con unos cien metros de alto, 150 metros de largo y 200 metros de ancho. Cuando esté terminado se llevará rodando hasta el que hay ahora mismo y luego se sellará.

Este segundo armazón de hormigón debería durar unos cien años. En este tiempo el gobierno ruso quiere retirara todos los materiales radioactivos que quedan en el reactor. Los visitantes se pueden acercar a unos 200 metros del sarcófago que hay actualmente puesto. Esta será la primera visita en el tour que se ofrece en este peculiar viaje.

viajes a chernobyl

El bosque rojo

Mientras el reactor estaba ardiendo, el bosque de pinos que había al lado absorbió la mayoría de la radioactividad que fue liberada en forma de polvo. Muchos kilómetros cuadrados de bosque se vieron afectados por esto y un gran número de árboles murió, cogiendo un color rojizo. Los niveles de radiación en este bosque son varias veces más altos que estando cerca del reactor. NO hay que visitar este  bosque aunque el guía nos diga que no hay peligro (normalmente no lo hacen). Hay riesgo de inhalar el polvo que queda todavía asentado.

Visitar las ciudades de Chernobyl y Pripyat

Lo que ahora prevalece en estas dos ciudades es el vació y la soledad. Las carreteras no han sido cuidadas hace años, y las granjas cercanas están casi todas abandonadas. No hay ganado ni maquinaria y las casas y calles de ambas ciudades han sido invadidas por la naturaleza que lo rodea todo.

Hay que tener cuidado al entrar en estas áreas ya que la vegetación siempre tiene mayores niveles de radiación que las áreas que están hechas de hormigón y otros materiales parecidos. Los guías siempre nos dirán que no pisemos el musgo ni los arbustos, ya que el polvo que se almacena en estas cosas tiene una alta concentración de radioactividad.

viajes-a-chernobyl2

La ciudad de Pripyat era donde vivía prácticamente todo el mundo que trabajaba en la central nuclear, y el aspecto no es muy diferente de todo lo demás. Hospitales, colegios, edificios y calles están todos abandonados. Una vez vivieron esta ciudad unas 50 mil personas, lo que nos da una idea de lo desastroso que fue todo. Todavía se pueden ver por el suelo muchas de las cosas que la gente abandonó con las prisas. En esta ciudad podemos ver el parque de atracciones, el cual se pensaba abrir solo cuatro días después del accidente en el reactor, pero nunca pasó. Aun así, podemos ver la noria, los coches de choque y otras atracciones que quedaron aquí para siempre.

El desguace de vehículos

Otras de las paradas en esta excursión a Chernobyl es un desguace de vehículos que fueron irradiados en el desastre. Hay un gran número de ambulancias, coches de bomberos, camiones y helicópteros esparcidos por el terreno, y muchos prácticamente nuevos. Aunque se puede ver desde fuera, no se permite la entrada al desguace. De todos modos, al tener estos vehículos una gran cantidad de radiación, tampoco sería una buena idea. Hoy en día, muchas excursiones han dejado de visitar este desguace y lo han cambiado por una visita al puerto para ver los barcos abandonados. Hay menos cantidad de radiación en este puerto.

Siempre hay que estar prevenido

Los niveles de radiación en las excursiones guiadas son relativamente bajos. Una dosis letal de radioactividad este en un rango de entre 300 y 500 roentgen en una hora, y los niveles que reciben los visitantes no suele pasar de quince en una hora. El principal peligro no es la propia radiación, sin las partículas de materiales radioactivos que pueden quedarse en la ropa y los objetos.

Los rangos que podemos encontrar en las distintas partes del viaje varían dependiendo de la zona. Por ejemplo, en el parque de atracciones de Pripyat puede llegar hasta los 1000 micro roentgen por hora, y en la planta nuclear no suele pasar de 200 micro roentgen por hora. Por tanto, no hay demasiado riesgo mientras que no nos metamos en ciertos sitos y nos contaminemos.

viajes-a-chernobyl3

Hay que permanecer en las carreteras. Los niveles de radiación son mayores en las zonas donde hay más vegetación. El riesgo de contaminarse en zonas con vegetación es mayor porque es más difícil evitar tocar las plantas o inhalar algo. La radiación termina cuando salimos de la zona de exclusión, pero no queremos llevarnos parte de ellas en nuestro cuerpo. Hay que tener sentido común y no meterse en zonas que están señaladas como peligrosas.

Hay varios grupos que ofrecen este tipo de excursiones a Chernobyl. Si quieres una aventura algo diferente, estas son dos de las más conocidas para conocer la zona de exclusión:

 

Opina

*